lunes, 11 de enero de 2016

Transformación y otros cuentos - Mary Shelley

Título Transformación y otros cuentos

Autor Mary Shelley

Editorial Páginas de Espuma

Año 2010

Páginas 112


El nombre de Mary Shelley estará eternamente ligado al de Frankenstein (1818), su obra más famosa y la que inauguró el género de terror o gótico a principios del siglo XIX, tan prolífico décadas y siglos después. Sin embargo, su carrera literaria no se acabó con esa obra, sino que siguió publicando relatos de terror, críticas literarias y editando algunos de los mejores libros de su época. La presente edición reúne tres de los más destacados relatos de la autora inglesa. 

     El primero de ellos, Transformación, trata sobre la historia de un noble que decide cambiar la belleza de su cuerpo por riquezas. En este caso Mary Shelley trata de nuevo a una de sus principales preocupaciones, ya patente en su obra magna Frankenstein, que no es otra que la posibilidad, aunque sea mágica, de cambiar de cuerpo y convertirte, físicamente, en otro ser. Si bien los elementos científicos no están patentes como en otros relatos, lo mágico y lo fantástico marcan el tono de la historia, de corte clasicista y con un esquema típico del cuento gótico y romántico del siglo XIX, recordando a algunas narraciones breves de Alejandro Dumas como Las tumbas de Saint-Denis o Los dos estudiantes

    El segundo, titulado El inmortal mortal, me ha parecido el más elaborado y profundo de los tres. Tal vez el tema o el atractivo de la narración haya captado desde el principio mi atención, pero los relatos que plantean las posibilidades de la inmortalidad siempre me han interesado. En este sentido, la historia que Shelley nos ofrece es la de un personaje que ha vivido más de tres siglos, estando en el momento de la narración en el 16 de julio de 1833. En este caso, el protagonista se remonta a cuando tenía veinte años al lado del alquimista Cornelio Agripa, quien fue culpable de que ingiriese una pócima que le procuraría vida eterna. Mediante la relación de la alquimia, la magia negra y el oscurantismo, Shelley elabora una compleja trama sentimental con un final inesperado y absolutamente abierto. 

     El tercer y último relato se titula El mal de ojo, donde la historia se desplaza a las costas de Grecia y las regiones circundantes entre Turquía y Albania. Un lugar exótico pero con una trama demasiado compleja y que se pierde en una serie de nombres toponímicos y una relación de personajes no muy clara. 

     Es un libro interesante para aquellos que una vez leído el libro Frankenstein decidan seguir profundizando en la literatura de Mary Shelley, pero también para todos aquellos que, sin haber coqueteado con la autora inglesa quieran ir de menos a más. Mary Shelley demuestra en estos relatos una obsesión por ciertos temas que fueron recurrentes en toda su obra literaria, sin duda, pionera en su momento y que marcaría el tono de muchísimas obras posteriores. Se trata de todo un referente del género gótico.

Retrato de Mary Shelley por Richard Rothwell