lunes, 18 de enero de 2016

Mientras nieva sobre el mar - Pablo Andrés Escapa

Título Mientras nieva sobre el mar

Autor Pablo Andrés Escapa

Editorial Páginas de Espuma

Año 2014

Páginas 136

Existen dos grandes falacias en torno al cuento extendidas en la actualidad: uno, que es un género eminentemente infantil; dos, que al tener una extensión más reducida que la novela, es más fácil de leer. La lista de grandes autores del siglo XIX y XX que escribieron mayoritariamente cuentos es prácticamente inabarcable. Por citar dos ejemplos, tal vez los mayores cuentistas de la historia, sean Cortázar y Borges. La profundidad y lectura crítica que requiere un cuento son infinitamente mayores que los de una novela: en primer lugar te obliga a sumergirte, cada pocas páginas, en un mundo de ficción totalmente distinto. Por lo general, debido a una limitación de espacio, toda la trama se concentra en pocas páginas, de modo que cada línea, cada palabra, cobra pleno sentido en el conjunto del relato. Una frase no comprendida hace virar el sentido del todo. 

     Tal vez sea pronto para pronunciarse, el tiempo lo dirá, pero es probable que Pablo Andrés Escapa sea uno de los mayores escritores de cuento en español de lo que llevamos de siglo. En Mientras nieva sobre el mar se recopilan catorce relatos. Tienen en común un cierto aire a invierno, frío, tal vez Navidad. Nada mejor para estas fechas. Sin embargo, su temática es completamente variada: en Robinsón un faro levantado en medio de un campo de trigo, con su biblioteca personal, produce mediante la fantasía un mar a su alrededor. Este primer relato avanza el tono de los siguientes: ambientados en el siglo I, el XVI o el XX; ubicados en Asturias, Judea o los mundos propios de la imaginación. Todas las historias comparten el gusto por el asombro, por la ingenuidad infantil ante lo desconocido y lo inaudito, pero con un lenguaje depurado hasta el extremo que fuerza a la lectura a cotas más altas. 

     Pablo Andrés Escapa juega con el lenguaje, con la sintaxis. Obliga al lector a leer atentamente, a prestar atención a todos los detalles que nos brinda para poder captar los matices de la fantasía. En este sentido, recuerda a Cervantes en el tratamiento de los personajes: los quiere demasiado, como los lectores. Mientras siga nevando sobre el mar podremos releer una y otra vez los maravillosos espejos de ficción que nos brinda Pablo Andrés Escapa.