lunes, 21 de septiembre de 2015

El castillo de los Cárpatos - Jules Verne

Título El castillo de los Cárpatos

Autor Jules Verne

Editorial Alba

Año 2011

Páginas 250

« Esto no es una narración fantástica, tan sólo novelesca. ¿Es preciso decir que dada su inverosimilitud, no es verdadera? Suponer esto sería un error: pertenecemos a una época en la que todo puede suceder; casi tenemos el derecho de decir que todo acontece. Si nuestra narración no es verosímil hoy, tal vez lo sea mañana, gracias a los elementos científicos, lote del porvenir, y nadie opinará que sea considerada una leyenda. »
Primeras líneas de El castillo de los Cárpatos 


Jules Verne nunca decepciona. A pesar de ser conocido mundialmente por sus originales invenciones literarias y su visión científica, esta obra destaca por ser una ''rara avis'' dentro de su producción literaria. Alejado de los cánones cientifistas a que nos tiene acostumbrados, el autor francés trata el tema de la fantasía, el terror, la supersticiones, tradiciones y la alargada sombra del vampiro que ya recorría la trasnochada Europa romántica de finales del siglo XIX. Publicada por entregas en 1892, son muchos los estudios que afirman que inspiró directamente a la más conocida del género, el Drácula de Bram Stoker, aparecida cinco años después, en 1897. 

El castillo de los Cárpatos es una novela de corte clásico, muy similar en estructura al resto de las de Jules Verne. No existe un único protagonista, sino que son varios los personajes que se van alternando la preponderancia según se van sucediendo las páginas. Ubicada en la misteriosa Transilvania, en un pequeño pueblo llamado Werst, se recorta en la lejanía un antiguo castillo hacía muchas décadas deshabitado, del que, inexplicablemente, sus chimeneas exhalan humo cada cierto tiempo. ¿Unos bandidos que se han adentrado en el castillo, o fantasmas que quieren atemorizar a la asustadiza población?.

Lejos de parecer una novela infantil o juvenil (en el buen sentido del término), El castillo de los Cárpatos es un fantástico relato sobre las tradiciones, las creencias populares y las supersticiones más antiguas; el choque de la tradición con la modernidad o la búsqueda de un amor eterno y duradero son los grandes temas de la novela. Verne se anticipó, (sí, en esto también) a Bram Stoker y a tantos otros en el tratamiento de la figura del vampiro, pero con una impronta muy personal que no se descubre hasta las últimas páginas. 

Cargada de tensión y con una narración sencilla y muy bien medida, esta novela podría ser una buena recomendación para todos aquellos que no se hayan adentrado en el maravilloso universo de Jules Verne, y desde luego, un auténtico descubrimiento para los lectores más veteranos del autor francés. 

martes, 15 de septiembre de 2015

Todo lleva carne - Peio H. Riaño

Título Todo lleva carne

Autor Peio H. Riaño

Editorial Caballo de Troya

Año 2008

Páginas 149


Seguro que si digo «este libro me ha gustado mucho y es muy bonito» le entrarían sarpullidos al autor de Todo lleva carne, un libro que escapa de los convencionalismos por los que habitualmente transita la novela moderna. Pero, en honor a la verdad, tampoco puede decirse que esta obra sea una novela, ni un ensayo; más bien se trata de una suerte de mezcolanza entre la lírica y la narrativa. La primera impresión en torno a las influencias de estilo recuerda a un Peio Riaño lector de las Meditaciones de Marco Aurelio en cuanto a la forma, pero desgajado de sus buenas intenciones, acercándose más en el fondo temático a Albert Camus. El resultado es un conjunto de historias «cotidianas», la mayoría haciendo referencia a una etapa reciente (Guerra de Irak, Crisis Financia de 2008, etc), en la que las voces de diversos protagonistas anónimos expresan sus sentimientos.

Todo lleva carne son muchas voces que transitan por los senderos más oscuros del alma humana. Una denuncia, o quizá algo menos grandilocuente, como una queja, de nuestra sociedad, de todos los yoes que son cómplices del sindios en que vivimos. Algunas partes del libro se hacen más pesadas, ya que, personalmente, considero que pecan de minimalistas, dispersándose el sentido en vagas interpretaciones por parte del lector. En cambio, las narraciones más densas, son verdaderos dardos en la diana de la conciencia. 

Recomendar Todo lleva carne tiene sentido, pero a buen seguro que no se trata de una obra que pueda gustar a todos los públicos. 

sábado, 12 de septiembre de 2015

La conjura de los necios - John Kennedy Toole

Título La conjura de los necios

Autor John Kennedy Toole

Editorial Anagrama

Año 2011

Páginas 389


La mayoría habrá oído hablar de esta novela, y unos cuantos tendrán la suerte de haberla leído. Personalmente, y creo que como la gran mayoría, llegué a La conjura de los necios entre ruido y vítores, pero a pesar de ello, no me hacía una idea muy clara de qué trataba en sí esta historia. No es para menos, ya que la obra más famosa de Kennedy Toole se escapa a los convencionalismos. Se podría decir, en líneas generales, que la novela nos cuenta las aventuras y desatinos del protagonista Ignatius J. Reilly, quien vive con su anciana madre en Nueva Orleans. 


La obra carece de un argumento determinado, centrándose en la exposición de la personalidad del carismático protagonista, Ignatius, cuyas ideas centran los numerosos diálogos entre los pintorescos personajes que se van sucediendo en la novela, creando siempre que es posible momentos cómicos y extravagantes. Por lo tanto, definir La conjura de los necios es definir a Ignatius, hombre grandullón de treinta y tantos poseedor de una fuerte moral que choca con la de sus contemporáneos. Estudioso y defensor de toda la cosmovisión medieval, desea traer de nuevo a la sociedad del siglo XX los valores religiosos, de honor y decencia de dicha época. Compositor de endechas, músico que interpreta canciones con su laúd, admirador de la obra La consolación de la filosofía del filósofo romano Boecio, bebedor compulsivo de Dr. Nut y glotón de los 'bocatas de salchichas' o perritos calientes. Ese es Ignatius, quien nunca se separa de su gorra verde de cazador. 

Mediante el desarrollo paulatino de todos los vicios y virtudes de la peculiar personalidad del protagonista por sus numerosos diálogos, la historia va transcurriendo a trompicones. Algunas partes se hacen más lentas y pesadas; otras, en cambio, ligeras y muy cómicas. Este es quizá el punto débil de la obra: haber hecho recaer el grueso de la novela en los diálogos que Ignatius mantiene con su madre, su antigua novia, los diversos jefes que va teniendo en sus trabajos o con el patrullero Mancuso, ya que si el formato de la idea no convence desde un principio al lector es muy fácil que abandone la lectura. Sin embargo, se nota como la tensión y la fluidez de los diálogos aumenta con las páginas, creando un final más complejo e inesperado de lo que cabría esperar en un principio. 

A quien le gusten las novelas cómicas, este libro no le disgustará. Aquellos que no estén acostumbrados a este género, seguramente tarden un poco hasta coger el ritmo que la obra va marcando en cada capítulo. 

martes, 8 de septiembre de 2015

Guerra Mundial Z - Max Brooks

Título Guerra Mundial Z. Una historia oral de la guerra zombi.
Autor Max Brooks
Editorial Books4pocket
Año 2010
Páginas 475

He oído decir que no hubo supervivientes del Holocausto, que, incluso los que lograron seguir técnicamente vivos, habían sufrido unos daños tan irreparables que su espíritu y su alma, las personas que eran, desaparecieron para siempre. Me gusta pensar que no es cierto, pero, si lo es, en toda la Tierra no ha quedado ni un superviviente de esta guerra.
El tema está claro, la humanidad enfrentándose a una plaga zombi, lo hemos visto cientos de veces, lo que de verdad aporta Brooks es un desarrollo tan absolutamente realista que, salvo por el hecho de que trata sobre un acontecimiento ficticio, podría considerarse más historia que novela.
Para empezar, no se nos plantea un personaje principal como tal, sino más bien un narrador, el propio autor, que, según se explica en el prólogo, se dedica, diez años después de haber finalizado la guerra zombi, a narrarla a través de los testimonios de decenas de personas alrededor del mundo, sin embargo él narrador principal interviene únicamente para hacer preguntas o aclaraciones a los testimonios, de esta manera, nos juntamos con decenas de historias en principio inconexas que van formando un relato de cómo se vivieron esos diez años de guerra zombi no sólo en distintas partes del mundo sino a personas de distintas edades, distintas clases sociales, oficios, ideologías, etc.
El hecho de que la novela tenga tantos protagonistas le da una gran versatilidad, hay historias desde un punto de vista altamente técnico, sobre la infección o sobre los planes de supervivencia, historias con un gran 'factor humano', la mayoría, en las que se cuentan las experiencias de hombres mujeres y niños totalmente corrientes, y hay historias de gran acción y de sesos al descubierto, normalmente protagonizadas por militares, aunque no siempre.
También destaca el gran detallismo para describir lugares remotos, tradiciones de otros lugares y, a veces incluso demasiado, el material armamentístico de las distintas naciones, sin duda fruto de una intensa labor de investigación por parte del autor. Para contribuir a este realismo, y es que, cuando lo lees no es difícil imaginar que estás leyendo sobre un acontecimiento real, por una parte Brooks muestra una gran capacidad para meterse en la piel de narradores muy distintos para contar experiencias marcadas con un toque muy personal, otro gran punto que contribuye a esa gran autenticidad es que el autor parece haber pensado en todos y cada uno de los aspectos de la vida en la tierra que pudieran haberse visto afectados por una 'invasión' de tal calibre, desde la aparición de zombis cada primavera con los deshielos en las zonas frías del planeta (diez años después de acabar la guerra) hasta la extinción de ciertos tipos de ballenas debido a la huída al mar de una gran parte de la población.
Por último cabe decir que la obra de Brooks supone, no solo una fantástica obra de ficción sino también una crítica tremendamente ácida a todos los actuales sistemas, políticos, sociales, mediáticos… no sólo estadounidenses, sino del mundo entero, y supone una fuerte crítica a la humanidad misma, embotada por un fuerte egoísmo que le impide creer que el mundo pueda cambiar de forma tan radical.
Los muertos vivientes nos habían quitado algo más que tierra y seres queridos; nos habían robado la confianza como forma de vida predominante del planeta.
Reseña de Lorena Martínez Fernández