lunes, 14 de diciembre de 2015

Woody Allen, el último genio - Natalio Grueso

Título Woody Allen, el último genio

Autor Natalio Grueso

Editorial Plaza y Janés

Año 2015

Páginas 266



El pasado 1 de diciembre Allan Stewart Königsberg (más conocido por su nombre artístico Woody Allen) cumplió 80 años. Son pocos los creadores y artistas que a esa edad siguen al pie del cañón, tan pocos que podrían contarse con los dedos de ambas manos. Todo ello son méritos suficientes para hablar de la vida, las manías, influencias y trayectoria de uno de los mayores cineastas de todo el siglo XX y principios del XXI.

     Natalio Grueso, escritor (cuya obra La soledad ha sido bien recibida por la crítica el pasado año) y gestor cultural, nos obsequia con la biografía de uno de sus más apreciados amigos. Su relación personal con el cineasta neoyorkino se remonta varias décadas atrás, pero su admiración venía de lejos: «Manhattan, esa era la película, y esa fue la primera que lo vi. Un tipo delgaducho, con grandes gafas de pasta, tímido y neurótico, pero con un talento y un sentido del humor tan extraordinarios que, al final, era él quien se llevaba a la chica».

     El libro tiene tres intenciones distintas. Por una parte, destacar la figura de Woody Allen como genio indiscutible de la cultura occidental, no solo cinematográfica, sino que busca ampliar el espectro de la imagen típica que la mayoría de las personas tienen sobre su persona, destacando sus aportaciones musicales, literarias e incluso filosóficas. La segunda idea presente viene de la mano de la relación personal que Natalio Grueso ha establecido con Woody Allen estos últimos años, de tal modo que el lector podrá conocer de primera mano una serie de anécdotas, curiosidades, manías, opiniones y pensamientos del gran Allen. La tercera, y quizás la más interesante en cuanto aportación cultural, viene por el interés que Natalio tiene en remarcar la amplitud de conocimientos y la vasta influencia que Woody Allen ha ejercido en ámbitos distintos del cine.

Woody Allen y Natalio Grueso

     Asistimos por tanto a un libro que se lee con gusto, donde el estilo es amable y conciso. Se aleja de los soliloquios y las interpretaciones sesudas que proliferan en la mayoría de las biografías de los cineastas. Woody Allen al desnudo: desde sus inicios en el mundo cómico tremendamente influenciado por el cine de Groucho Marx, Charles Chaplin o las actuaciones de Bob Hope, hasta sus primeros guiones cinematográficos que le permitieron acceder al mundo del cine como director y guionista con ¿Qué tal, Pussycat?. Natalio Grueso va desplegando la vida del artista a lo largo de las páginas mediante las películas más representativas de su carrera, señalando cuando es preciso las influencias pertinentes. En el cine, Buñuel, Chaplin, Groucho, Fellini, Welles, Kurosawa, Renoir, Vittorio de Sica, Truffaut, Kubrick o Bergman. En la literatura, una especial atención a las mejores obras de la tradición rusa, destacando Fiódor Dostoyevki y Lev Tolstoi. La música, siempre presente en las películas de Allen como parte fundamental de la trama, representa la primera distinción respecto al cine de Ingmar Bergman, con quien habitualmente se suele asociar; destaca la influencia de Artie Shaw, Benny Goodman, Edgar Varèse, Erik Satie, Jachaturián o Hassler, pero también de clásicos como Mozart, Bach y Beethoven. En resumen: «La obra de Woody Allen no se puede entender sin tener en cuenta la decisiva influencia que la cultura y el cine europeos han ejercido sobre su trabajo. [...] Y es, posiblemente, el último de los grandes artesanos del cine, artistas que escribían el guión, lo dirigían, lo interpretaban e incluso les sobraba tiempo para asegurarse de que la producción quedara completamente bajo su control».


Discurso de Woody Allen en la entrega del 
Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2002


     Woody Allen, el último genio
 es un libro destinado a los seguidores del director, a todos aquellos que desde hace décadas acuden a su cita anual con la esperanza de encontrar una nueva obra maestra, pero también está escrito para todos aquellos que apenas conozcan nada de su obra. Natalio Grueso ha cuidado los detalles en las descripciones y los destripamientos de sus mejores obras, dando al lector una pizca que incita a querer conocer más, a ver todas y cada una de sus películas e imbuirse en el personal y único mundo de Woody.  

     Al final del libro podemos leer algunas valoraciones de personas que han tratado con el director neoyorkino. Al habla, José Luis Garci:

     «Woody Allen está a la altura de los grandes genios del cine. Tiene esa estatura. Es un cruce entre Chaplin y Bergman. Tiene lo mejor de Chaplin, el humor, la ironía, esa comicidad que te hace sonreír agridulcemente. Pero también tiene la profundidad de Bergman. Él sí es uno de los grandes genios del cine, es un clásico». 

¡Feliz cumpleaños, Mr. Allen!