lunes, 12 de octubre de 2015

El libro de los susurros - Varujan Vosganian

Título El libro de los susurros

Autor Varujan Vosganian

Editorial Pre-Textos

Año 2010

Páginas 575


"El libro de los susurros no es un libro de Historia, sino de estados de conciencia. Por eso se vuelve traslúcido y sus páginas son transparentes. Es cierto que en El libro de los susurros hay muchos datos concretos referentes al día, la hora y el lugar. La pluma va demasiado rápida pero, algunas veces, decide demorarse para esperarnos al lector y a mí, y entonces pormenoriza quizá más de lo necesario. Cada palabra de más aclara, pero precisamente por ello, disminuye el sentido.

Así pues, aunque le borrásemos la relación de años y la cuenta de los días, El libro de los susurros seguiría conservando todo su sentido. Cosas como las que aquí se narran les han ocurrido siempre a gentes de todas partes. En realidad, El libro de los susurros, en su sustancia, vale para cualquier tiempo, como una coral de Bach, como una puerta estrecha por la que entran los hombres, unas veces agachándose y otras apretujándose entre ellos."
Página 341


Se trata seguramente del libro que mejor resume la memoria de un pueblo diseminado y que ha estado a punto de ser exterminado en varias ocasiones. No hablo de los judíos, sino de los armenios. Aunque menos conocido que la historia del pueblo de Sefarad, la historia de los armenios es clave para entender el siglo XX. 

Varujan Vosganian, nacido en Rumania de padres Armenios que habían huido del genocidio turco y de la II Guerra Mundial, rememora en este Libro de los Susurros las conversaciones con su abuelo Garabet, quien actuando como si de un árbol del que muchas ramas nacen, proyecta sobre su nieto los sentimientos y recuerdos de conocidos, familiares, enemigos y vecinos. Comenzando por el intento de explicar los motivos que produjeron el Genocidio Armenio de 1914, la historia va lentamente avanzando por los entresijos de la Historia. Desde los intentos durante el periodo de Entreguerras por formar parte de alianzas internacionales que salvaguardaran la integridad del pueblo Armenio, pasando por la historia de las armas del General Dro, hasta el estallido de la II Guerra Mundial y la ocupación soviética de Armenia. Lejos de acabarse la historia de los armenios en 1945, parece ser que nuevas formas de dominación ocuparon los días de los armenios, la mayoría ya dispersos por numerosos países de Europa y América, en especial Rumanía, Italia, Francia, Argentina o EEUU. Los que se quedaron bajo las órdenes del régimen soviético cuentan a modo de testimonio las esperanzas y anhelos que todavía les quedaban por la llegada de una vida mejor. Muchos murieron, y los que quedaron para contarlo no han sabido descifrar todavía el sentido de su tragedia. Una frase que se repite continuamente a lo largo de la obra y que parece ser testimonio revelador de ese drama es el hecho de que los armenios (como la mayoría de los seres humanos), no vivieron el siglo XX, sino que éste pasó por encima de ellos, la propia Historia quiso enterrar a todos los que la sufrieron. 

La fotografía, la música, los olores, el sabor del café o los cuentos populares nos acercan mejor a este universo tan lejano pero a la vez tan común. Mediante recuerdos e impresiones personales, Varujan Vosganian va entrelazando los hilos de este complejo e incompleto relato. 

El lenguaje utilizado es impersonal, a veces meramente descriptivo. El autor busca el relato por los hechos, por los recuerdos lo más fidedignos posibles, sin alterar ni una coma de lo que realmente supuso la historia de su pueblo. Evita lirismos, aunque a veces los recuerdos personales con sus abuelos lo delatan, creando a ratos un relato tierno y triste al mismo tiempo.

Sin ser experto en literatura rumana, cabría decir que El libro de los susurros es una de las mejores obras escritas en rumano de las últimas décadas, un relato atroz que entona ecos de humanidad, imprescindible para vislumbrar un sentido, si de veras lo ha tenido, el siglo XX, el más sangriento de la Historia del ser humano.