sábado, 24 de octubre de 2015

El barón rampante - Italo Calvino

Título El barón rampante

Autor Italo Calvino

Editorial Siruela

Año 2015

Páginas 248

Publicada originalmente en 1957, El barón rampante es la segunda obra de la trilogía Nuestros antepasados, junto con las novelas El vizconde demediado (1952) y El caballero inexistente (1959); sin embargo, pueden leerse libremente y en el orden que cada uno quiera.

Calvino reflexiona en esta obra sobre el concepto de obediencia a la norma preestablecida y al conformismo social. La lucha por la libertad individual se ve expresada por el rechazo al mundo del protagonista del libro, Cosimo Piovasco de Rondó. Un buen día, harto del ambiente opresivo que vivía en su familia Cosimo, decide subirse a los árboles con tal de escapar a un lugar más tranquilo. Tal es la sorpresa del resto de familiares cuando su hijo afirma que ha decidido no volver a pisar tierra. 

A partir de entonces, todo cambia en el universo de Cosimo. Tiene que buscarse nuevos amigos, nuevos entretenimientos con que sufrir las agotadoras horas en soledad sobre las copas de los árboles. En el otro lado, su familia observa con preocupación el nuevo entretenimiento de su hijo, manteniendo la vana esperanza de que un buen día espabilará y todo volverá a ser como antes. La novela se encamina entonces en una sucesión de aventuras protagonizadas por Cosimo, observando a su padre El Barón Arminio, a su tío y sus oscuros planes que trama en las cercanías de los pueblos de provincia, su hermano Baggio y hermana Battista, la joven chica que vive en la finca aledaña,Viola, hija de una familia históricamente enfrentada a los Rondó... Todo ello junto a su más fiel amigo del que nunca se separará, el perro Óptimo Máximo. 

Sin querer revelar nada más de la trama, cabe destacar una extraña cualidad del libro: El barón rampante puede leerse como novela de aventuras por los más jóvenes, como entretenimiento y diversión por los adolescentes, pero también como una profunda reflexión sobre la libertad y la juventud por los más mayores. Algunos momentos, especialmente al final del libro, son realmente emotivos, cuando Calvino explora las consecuencias de la tragedia humana. 

Uno de los libros más bonitos, sencillos y realmente profundos que he tenido la suerte de leer en mucho tiempo. Una delicia que la Literatura debe celebrar.