martes, 15 de septiembre de 2015

Todo lleva carne - Peio H. Riaño

Título Todo lleva carne

Autor Peio H. Riaño

Editorial Caballo de Troya

Año 2008

Páginas 149


Seguro que si digo «este libro me ha gustado mucho y es muy bonito» le entrarían sarpullidos al autor de Todo lleva carne, un libro que escapa de los convencionalismos por los que habitualmente transita la novela moderna. Pero, en honor a la verdad, tampoco puede decirse que esta obra sea una novela, ni un ensayo; más bien se trata de una suerte de mezcolanza entre la lírica y la narrativa. La primera impresión en torno a las influencias de estilo recuerda a un Peio Riaño lector de las Meditaciones de Marco Aurelio en cuanto a la forma, pero desgajado de sus buenas intenciones, acercándose más en el fondo temático a Albert Camus. El resultado es un conjunto de historias «cotidianas», la mayoría haciendo referencia a una etapa reciente (Guerra de Irak, Crisis Financia de 2008, etc), en la que las voces de diversos protagonistas anónimos expresan sus sentimientos.

Todo lleva carne son muchas voces que transitan por los senderos más oscuros del alma humana. Una denuncia, o quizá algo menos grandilocuente, como una queja, de nuestra sociedad, de todos los yoes que son cómplices del sindios en que vivimos. Algunas partes del libro se hacen más pesadas, ya que, personalmente, considero que pecan de minimalistas, dispersándose el sentido en vagas interpretaciones por parte del lector. En cambio, las narraciones más densas, son verdaderos dardos en la diana de la conciencia. 

Recomendar Todo lleva carne tiene sentido, pero a buen seguro que no se trata de una obra que pueda gustar a todos los públicos.