martes, 8 de septiembre de 2015

Guerra Mundial Z - Max Brooks

Título Guerra Mundial Z. Una historia oral de la guerra zombi.
Autor Max Brooks
Editorial Books4pocket
Año 2010
Páginas 475

He oído decir que no hubo supervivientes del Holocausto, que, incluso los que lograron seguir técnicamente vivos, habían sufrido unos daños tan irreparables que su espíritu y su alma, las personas que eran, desaparecieron para siempre. Me gusta pensar que no es cierto, pero, si lo es, en toda la Tierra no ha quedado ni un superviviente de esta guerra.
El tema está claro, la humanidad enfrentándose a una plaga zombi, lo hemos visto cientos de veces, lo que de verdad aporta Brooks es un desarrollo tan absolutamente realista que, salvo por el hecho de que trata sobre un acontecimiento ficticio, podría considerarse más historia que novela.
Para empezar, no se nos plantea un personaje principal como tal, sino más bien un narrador, el propio autor, que, según se explica en el prólogo, se dedica, diez años después de haber finalizado la guerra zombi, a narrarla a través de los testimonios de decenas de personas alrededor del mundo, sin embargo él narrador principal interviene únicamente para hacer preguntas o aclaraciones a los testimonios, de esta manera, nos juntamos con decenas de historias en principio inconexas que van formando un relato de cómo se vivieron esos diez años de guerra zombi no sólo en distintas partes del mundo sino a personas de distintas edades, distintas clases sociales, oficios, ideologías, etc.
El hecho de que la novela tenga tantos protagonistas le da una gran versatilidad, hay historias desde un punto de vista altamente técnico, sobre la infección o sobre los planes de supervivencia, historias con un gran 'factor humano', la mayoría, en las que se cuentan las experiencias de hombres mujeres y niños totalmente corrientes, y hay historias de gran acción y de sesos al descubierto, normalmente protagonizadas por militares, aunque no siempre.
También destaca el gran detallismo para describir lugares remotos, tradiciones de otros lugares y, a veces incluso demasiado, el material armamentístico de las distintas naciones, sin duda fruto de una intensa labor de investigación por parte del autor. Para contribuir a este realismo, y es que, cuando lo lees no es difícil imaginar que estás leyendo sobre un acontecimiento real, por una parte Brooks muestra una gran capacidad para meterse en la piel de narradores muy distintos para contar experiencias marcadas con un toque muy personal, otro gran punto que contribuye a esa gran autenticidad es que el autor parece haber pensado en todos y cada uno de los aspectos de la vida en la tierra que pudieran haberse visto afectados por una 'invasión' de tal calibre, desde la aparición de zombis cada primavera con los deshielos en las zonas frías del planeta (diez años después de acabar la guerra) hasta la extinción de ciertos tipos de ballenas debido a la huída al mar de una gran parte de la población.
Por último cabe decir que la obra de Brooks supone, no solo una fantástica obra de ficción sino también una crítica tremendamente ácida a todos los actuales sistemas, políticos, sociales, mediáticos… no sólo estadounidenses, sino del mundo entero, y supone una fuerte crítica a la humanidad misma, embotada por un fuerte egoísmo que le impide creer que el mundo pueda cambiar de forma tan radical.
Los muertos vivientes nos habían quitado algo más que tierra y seres queridos; nos habían robado la confianza como forma de vida predominante del planeta.
Reseña de Lorena Martínez Fernández