lunes, 21 de septiembre de 2015

El castillo de los Cárpatos - Jules Verne

Título El castillo de los Cárpatos

Autor Jules Verne

Editorial Alba

Año 2011

Páginas 250

« Esto no es una narración fantástica, tan sólo novelesca. ¿Es preciso decir que dada su inverosimilitud, no es verdadera? Suponer esto sería un error: pertenecemos a una época en la que todo puede suceder; casi tenemos el derecho de decir que todo acontece. Si nuestra narración no es verosímil hoy, tal vez lo sea mañana, gracias a los elementos científicos, lote del porvenir, y nadie opinará que sea considerada una leyenda. »
Primeras líneas de El castillo de los Cárpatos 


Jules Verne nunca decepciona. A pesar de ser conocido mundialmente por sus originales invenciones literarias y su visión científica, esta obra destaca por ser una ''rara avis'' dentro de su producción literaria. Alejado de los cánones cientifistas a que nos tiene acostumbrados, el autor francés trata el tema de la fantasía, el terror, la supersticiones, tradiciones y la alargada sombra del vampiro que ya recorría la trasnochada Europa romántica de finales del siglo XIX. Publicada por entregas en 1892, son muchos los estudios que afirman que inspiró directamente a la más conocida del género, el Drácula de Bram Stoker, aparecida cinco años después, en 1897. 

El castillo de los Cárpatos es una novela de corte clásico, muy similar en estructura al resto de las de Jules Verne. No existe un único protagonista, sino que son varios los personajes que se van alternando la preponderancia según se van sucediendo las páginas. Ubicada en la misteriosa Transilvania, en un pequeño pueblo llamado Werst, se recorta en la lejanía un antiguo castillo hacía muchas décadas deshabitado, del que, inexplicablemente, sus chimeneas exhalan humo cada cierto tiempo. ¿Unos bandidos que se han adentrado en el castillo, o fantasmas que quieren atemorizar a la asustadiza población?.

Lejos de parecer una novela infantil o juvenil (en el buen sentido del término), El castillo de los Cárpatos es un fantástico relato sobre las tradiciones, las creencias populares y las supersticiones más antiguas; el choque de la tradición con la modernidad o la búsqueda de un amor eterno y duradero son los grandes temas de la novela. Verne se anticipó, (sí, en esto también) a Bram Stoker y a tantos otros en el tratamiento de la figura del vampiro, pero con una impronta muy personal que no se descubre hasta las últimas páginas. 

Cargada de tensión y con una narración sencilla y muy bien medida, esta novela podría ser una buena recomendación para todos aquellos que no se hayan adentrado en el maravilloso universo de Jules Verne, y desde luego, un auténtico descubrimiento para los lectores más veteranos del autor francés.