miércoles, 22 de julio de 2015

Noticias de libros - Gabriel Ferrater

Título Noticias de libros
Autor Gabriel Ferrater
Editorial Península
Año 2012
Páginas 336

Existen pocos referentes en España a la hora de afrontar una reseña literaria o un informe editorial profesional. Son pocos los manuales que dan pistas y ayudan a los más inexpertos sobre cuales son los métodos a seguir en tan complicada tarea (Véase la entrada 'Cómo escribir sobre una lectura' de Carme Font); pero todavía son menos los informes de lectura 'reales' de los que podemos hacer acopio para nuestra formación y disfrute. A la espera de nuevas exhumaciones literarias, este libro, Noticias de libros, se trata del único que reúne dichos informes que fueron presentados a diversas editoriales para recomendar su publicación. 
No se trata, en primer lugar, de un libro buscado. El autor, Gabriel Ferrater, nunca pensó en publicar nada similar, pero tras su muerte, las principales editoriales para las que había trabajado como lector, Seix Barral en España y Rowohlt Verlag en Alemania, reunieron sus informes, todavía conservados, y los publicaron como un buen ejemplo de labor editorial, intelectual y de lectura profunda y práctica. 
Lo que se nos ofrece en este librito son más de doscientos informes que el señor Gabriel Ferrater realizó para las editoriales anteriormente citadas a lo largo de los años sesenta y principios de los setenta. No se aclara muy bien cual fue el procedimiento seguido en la elaboración de los informes: si la editorial enviaba o recomendaba una serie de manuscritos o libros extranjeros para que el señor Ferrater los leyese y posteriormente realizase un informe; o si el señor Ferrater leía libremente los libros que le apetecían y luego enviaba los informes a la editorial. Sea cual sea el método empleado, se puede rastrear en todos y cada uno de los informes un esquema de su elaborada crítica, capaz de resumir en un párrafo el argumento general del libro, la importancia literaria que tiene, la dificultad o pertinencia de una traducción al español o al alemán y si le ha gustado o entretenido. 
Sus comentarios, indistintamente de la fama que pueda tener el autor, se muestran en la mayoría de los casos objetivos. Atiza sin piedad obras de H. G. Wells, Dos Passos, o Martín Gaite, para luego abandonarse en elogios ante un autor desconocido o el ensayo de un hoy todavía no reconocido académicamente Erich Auberbach. En otras ocasiones, cuando tiene que comentar un texto que no es literario sino que tiene una gran carga de contenido teórico sobre religión, ciencia o psicología y no domina la materia, no tiene miedo en afirmar que no ha entendido el libro como se mereciera, recomendando al editor pasar el libro a un entendido en la materia para tener una segunda valoración más objetiva. 
En resumen, Ferrater enseña en este libro a perder el miedo a los libros, a la crítica y opinión de los mismos mientras ésta sea fundada y coherente. No existen libros buenos ni malos de modo preconcebido. Los clásicos de hoy en día fueron fuertemente criticados en su día; lo que entonces se veían como temas o formas de expresión extravagantes se convierten, pasadas unas décadas, en imaginaciones avanzadas a su época y sociedad. Todo esto no es sino una gran reflexión sobre el valor de la literatura a lo largo de las generaciones.