miércoles, 3 de junio de 2015

Los siete pecados capitales - Sebastian Haffner

Título Los siete pecados capitales del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial
Autor Sebastian Haffner
Editorial Planeta
Año 2006
Páginas 192

''Hoy casi se ha olvidado que Alemania planteó la Primera Guerra Mundial y sobre todo su primera fase como una guerra revolucionaria pero, al hacerlo, se mezclaron dos cosas: la revolución como objetivo bélico y la revolución como instrumento bélico''
Haffner, quien fue uno de los más destacados opositores al régimen nazi antes, durante y después de la II Guerra Mundial, es conocido actualmente por su obra Memorias de un alemán, donde narra sus experiencias bajo el régimen de Hitler. La obra que tratamos en este caso tiene que ver con la I Guerra Mundial, escrita originalmente en 1964 con motivo del 50 aniversario del inicio de la contienda bélica. Varios editores alemanes le encargaron a Haffner que escribiese sobre el tema. No se trata de unas memorias, ya que Haffner por aquél entonces tenía apenas 7 años. Sin embargo, su interés por la historia y la política alemana hizo que durante toda su vida estudiase y reflexionase sobre el pasado inmediato de su país, especialmente desde la época bismarckiana hasta sus días. 
Tras leer Los siete pecados capitales, no dudaría, si fuera profesor de instituto o de universidad de Historia en recomendar esta obra a mis alumnos. Tras cumplirse el año pasado el primer centenario de la Gran Guerra, fueron muchos los libros que se editaron: memorias, ensayos, novelas y manuales que trataban sobre el tema. El libro de Haffner podría parecer, en principio, uno más de todos estos. Sin embargo, no se centra en explicar el desarrollo de la guerra, los motivos, tramas políticas y estrategias bélicas que desde 1914 hasta 1918, sino que se centra en el papel que jugó Alemania en el conjunto de la guerra. Haffner parte de la tesis de que si bien todos los países tenían ánimos de enfrentarse en un escenario bélico desde finales del siglo XIX, Alemania fue la que más decididamente alentó esos ánimos. Para el autor, todo proviene de la idiosincrasia de los alemanes: tras haber conseguido uno de sus objetivos históricos, fundarse en un imperio conjunto, con unas fronteras bien definidas y alcanzar la paz y estabilidad con Otto von Bismarck, resulta que no fue suficiente. En palabras de Haffner, los alemanes buscaban el reconocimiento internacional que creían que se merecían. En el continente europeo, trataron de suplantar a Francia como primera potencia; e internacionalmente, desbancar a Reino Unido como primera potencia marítima y colonial del mundo. A partir de entonces, los alemanes se cegaron, impulsados por sentimientos y no por la lógica geopolítica o histórica. 
Los siete pecados capitales trata de explicar cuáles fueron los errores que cometió Alemania para perder la I Guerra Mundial, dando lugar a un panorama internacional nuevo, que entronca con la II Guerra Mundial y el mundo actual. Haffner critica duramente a sus iguales, pero con un hondo sentido de la responsabilidad y de la coherencia intelectual. A medio camino entre el periodismo bélico y la historia didáctica, esta obra es uno de los mejores resúmenes que se han escrito sobre el tema. 
Esta edición recoge los dos epílogos que Sebastian Haffner hizo, el primero, en 1964, donde pretende enlazar la historia de alemana de principios de siglo con la de la República Federal, mostrándose especialmente agresivo con el devenir de los acontecimientos, el orgullo de los políticos y la división de las dos alemanias. El otro epílogo, escrito en 1981 con motivo de una reedición en alemán, suaviza su perspectiva. Haffner reconoce que muchos de los problemas que los alemanes tenían hacía unas décadas han desaparecido, debido en gran medida a un cambio generacional que ha regenerado la sociedad y política germanas. 

Índice
1. El alejamiento de Bismarck
2. El plan Schlieffen
3. Bélgica y Polonia o la huida de la realidad
4. La guerra submarina sin cuartel
5. El juego de la revolución mundial y la bolchevización de Rusia
6. Brest-Litovsk o la última oportunidad desaprovechada
7. La verdadera puñalada